UPV



Maquinaria en la Perforaci贸n Horizontal Dirigida (PHD)

Figura 1. Perforaci贸n Horizontal Dirigida. http://www.construtec.es/

Figura 1. Perforaci贸n Horizontal Dirigida. http://www.construtec.es/

Actualmente existe una gran variedad de m谩quinas empleadas en la PHD. En la Tabla 1 se recoge una clasificaci贸n en funci贸n de la fuerza m谩xima de tiro, el par m谩ximo y el peso (IbSTT, 2013). M谩s del 90% de las m谩quinas se pueden clasificar como peque帽as o medianas, con una fuerza m谩xima de tiro de 250 kN. Con estas caracter铆sticas, se pueden colocar di谩metros que oscilan entre los 50 mm y los 2200 mm, e incluso llegar a 3 km de conducci贸n si se dan las circunstancias favorables. Aunque las m谩quinas est谩ndar y m谩s vers谩tiles del mercado suelen tener 500 kN de tracci贸n, las mayores tiran unos 2000 kN. Resulta interesante en este sentido el trabajo de Gierczak (2014) donde se realiza una valoraci贸n cualitativa de los riesgos inherentes a los proyectos PHD. Adem谩s, estas m谩quinas presentan una gran variedad de sistemas de guiado, cabezas de perforaci贸n, de ensanchamiento y otros accesorios (Figura聽2).

Tabla 1. Clasificaci贸n de m谩quinas para la perforaci贸n horizontal dirigida (IbSTT, 2013)

Tabla 1. Clasificaci贸n de m谩quinas para la perforaci贸n horizontal dirigida (IbSTT, 2013)

Figura 7. Mandriles de cabeza de tiro. Imagen de Terra Trenchless Technologies

Figura 2. Mandriles de cabeza de tiro. Imagen de Terra Trenchless Technologies

Las peque帽as acometidas utilizan sistemas Mini-PHD (Figura 3) en las que la direcci贸n de la cabeza de perforaci贸n se logra gracias al corte en bisel que presenta la propia broca. En los sistemas Maxi-PHD se utiliza una camisa doblada para desviar el eje del cabezal de corte, adem谩s de un tubo de lavado (鈥washover鈥) o una camisa con un gran di谩metro interno, dentro de la que se desliza la sarta de perforaci贸n. A pesar de la gran variedad de m谩quinas y fabricantes, los equipos est谩n montados sobre tr谩iler, sobre orugas o por m贸dulos. El sistema modular suele ser la mejor opci贸n para los equipos de mayor potencia, por su facilidad y rapidez de acoplamiento. Para obras de f谩cil acceso y para facilitar el transporte, lo mejor ser铆a montar el equipo sobre un tr谩iler, pero si tenemos problemas de movilidad, mejor ser铆a montarlo sobre orugas.

Figura 8. Mini-PHD para acometidas modelo GRUNDOPIT. Im谩genes de Sistemas de Perforaci贸n S.L.U.

Figura 3. Mini-PHD para acometidas modelo GRUNDOPIT. Im谩genes de Sistemas de Perforaci贸n S.L.U.

Los rendimientos de las m谩quinas PHD dependen del tipo de terreno (ver Tabla 2), pero tambi茅n de aspectos gerenciales, medioambientales o de las condiciones de la tuber铆a. Zayed y Mahmoud (2013) analizan todos los factores que influyen en la productividad. Predecir la producci贸n y los costes que va a tener un equipo de estas caracter铆sticas puede ser complejo (Yepes, 2015); en este sentido Zayed y Mahmoud (2014) proponen t茅cnicas basadas en la l贸gica difusa para su predicci贸n.

Tabla 2. Valoraci贸n de la aplicabilidad de la t茅cnica PHD en funci贸n del material (Hair, 1994).

Tabla 2. Valoraci贸n de la aplicabilidad de la t茅cnica PHD en funci贸n del material (Hair, 1994).

As铆, lo m谩s favorable son arcillas homog茅neas, mientras que los materiales granulares presentan problemas de estabilidad, sobre todo bajo nivel fre谩tico. Adem谩s, las gravas pueden acelerar el desgaste de la cabeza de perforaci贸n. Wang y Sterling (2007) han estudiado el comportamiento de la PHD en arenas flojas o mezclas de arenas y gravas, que son los terrenos m谩s problem谩ticos. En el caso de roca, las m谩quinas deben contar con motores de lodos que accionen las cabezas cortadoras. Existen incluso m谩quinas con doble varilla en el que el tubo interior hacer rotar la cabeza cortadora de roca y el exterior proporciona la direcci贸n de perforaci贸n; sin embargo, estas m谩quinas son de peque帽o di谩metro y longitud de perforaci贸n. Otra opci贸n es combinar la percusi贸n con el empuje y la rotaci贸n.

En cuanto al emplazamiento de las m谩quinas, 茅stas se instalan en superficie, aunque en ocasiones se implantan en un foso. Las de superficie se desplazan mediante orugas, aunque si son muy grandes a veces se requieren medios de transporte. Con todo, son necesarios peque帽as excavaciones para conectar los extremos de los tramos de tuber铆a. Las m谩quinas emplazadas en fosos se usan normalmente para tramos cortos y rectos, con ligeras desviaciones. Esta circunstancia tambi茅n restringe la longitud de la sarta de perforaci贸n.

Las m谩quinas PHD presentan dos caracter铆sticas comunes, un soporte que empuja la sarta de perforaci贸n para la perforaci贸n piloto y luego tira de ella y del tubo durante el ensanchamiento (Figura 4), y un motor que hace girar la sarta de perforaci贸n, junto con la cabeza de perforaci贸n o de ensanche. El empuje suele ser hidr谩ulico, y la inclinaci贸n del soporte est谩 inclinada entre 10潞 y 20潞 respecto a la horizontal. Si la m谩quina se emplaza en un foso, la reacci贸n necesaria la proporcionan las caras de la excavaci贸n. Las m谩quinas de superficie se anclan al suelo para su estabilizaci贸n.

Figura 9. Conexi贸n del escariador a la tuber铆a. Imagen de Apollo Trenchless, Inc.

Figura 4. Conexi贸n del escariador a la tuber铆a. Imagen de Apollo Trenchless, Inc.

La sarta de perforaci贸n est谩 formada por tubos que est谩n sometidos a grandes esfuerzos, tanto de tracci贸n como de compresi贸n por el empuje y tiro de la m谩quina, as铆 como de torsi贸n por el par de rotaci贸n. Adem谩s deben ser flexibles para adaptarse a los cambios de direcci贸n de la perforaci贸n y ligeros para facilitar su transporte. Y por supuesto, resistentes a la abrasi贸n y al desgaste. Cheng y Polak (2007) presentan un modelo te贸rico para el dimensionamiento de las tuber铆as y Yang et al. (2014) proporcionan un modelo din谩mico determinar los esfuerzos de tiro. Las m谩quinas emplazadas en superficie usan tubos de entre 3 y 9,6 m de longitud, mientras que las situadas en un foso requieren tramos m谩s cortos, entre 0,3 y 1, 5 m. Estos tramos suelen roscarse entre s铆, aunque tambi茅n hay conexiones tipo bayoneta. La tuber铆a se incorpora a la perforaci贸n por tramos carg谩ndose por un sistema autom谩tico de la m谩quina (Figura 5). Los tramos se pueden roscar o desenroscar de forma autom谩tica para acelerar la producci贸n y seguridad de las operaciones.

Figura 10. Sistema de carga de tramos de tuber铆a. Imagen de Zemin Arastrima Merkezi, Corp.

Figura 5. Sistema de carga de tramos de tuber铆a. Imagen de Zemin Arastrima Merkezi, Corp.

A continuaci贸n os dejo un v铆deo explicativo que espero sea de vuestro inter茅s.

Referencias:

  • Cheng, E., and Polak, M. A. (2007). Theoretical model for calculating pulling loads for pipes in horizontal directional drilling. Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 22, No. 5-6, pp. 633-643.
  • Gierczak, M. (2014). The qualitative risk assessment of mini, midi and maxi horizontal directional drilling projects. Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 44, pp. 148-156.
  • IbSTT Asociaci贸n Ib茅rica de Tecnolog铆a SIN Zanja (2013). Manual de Tecnolog铆as Sin Zanja.
  • Wang, X., and Sterling, R. L. (2007). Stability analysis of a borehole wall during horizontal directional drilling. Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 22, No. 5-6, pp. 620-632.
  • Yang, C. J., Zhu, W. D., Zhang, W. H., Zhu, X. H., and Ren, G. X. (2014). Determination of pipe pullback loads in horizontal directional drilling using an advanced computational dynamic model. Journal of engineering mechanics, Volume 140, No. 8, 04014060.
  • Yepes, V. (2014). Maquinaria para sondeos y perforaciones. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 209. Valencia, 89 pp.
  • Yepes, V. (2015). Coste, producci贸n y mantenimiento de maquinaria para construcci贸n. Editorial Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, 155 pp.
  • Yepes, V. (2015). Aspectos generales de la perforaci贸n horizontal dirigida. Curso de Postgrado Especialista en Tecnolog铆as Sin Zanja, Ref. M7-2, 10 pp.
  • Zayed, T., and Mahmoud, M. (2013). Data acquisition and factors impacting productivity of horizontal directional drilling (HDD). Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 33, pp. 63-72.
  • Zayed, T., and Mahmoud, M. (2014). Neurofuzzy-based productivity prediction model for horizontal directional drilling. Journal of Pipeline Systems Engineering and Practice, Volume 5, No. 3, 04014004.
20 septiembre, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

La visi贸n personal de Javier Manterola de los puentes

ManterolaEl Grupo Espa帽ol de IABSE (International Association for Bridge and Structural Engineering) organiz贸, en colaboraci贸n con la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid 鈥 UPM, el Workshop on Bridge Design 2015, WoBD2015. Gracia a ello tenemos la ocasi贸n de poder escuchar a Javier Manterola dando su visi贸n personal sobre los puentes. Espero que os guste el v铆deo.

 

2 septiembre, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

El hormig贸n armado, explicado por el profesor Tim Ibell

Sin t铆tuloEl profesor Tim Ibell, profesor de la Universidad de Bath, explica los fundamentos del hormig贸n armado. Os dejo esta serie de v铆deos educativos que creo son de gran inter茅s. Si quieres, puedes poner subt铆tulos en ingl茅s. Espero que os gusten.

 

17 agosto, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  |  

Rodillos de malla o reja en la compactaci贸n

Compactador de rodillos de malla

Figura. Compactador de rodillos de malla

El rodillo de rejas constituye un compactador est谩tico, es decir, que produce la densificaci贸n del suelo fundamentalmente por su peso propio. Esta m谩quina, poco habitual, se ha venido utilizando en materiales p茅treos que requieren disgregaci贸n, pero en realidad tambi茅n da buen resultado en una gran variedad de terrenos, incluyendo arcillas homog茅neas o mezclas de arenas, limos y arcillas, con abundancia de finos. La superficie del cilindro est谩 formada por una malla similar a una criba o una parrilla fabricada con barras de acero, que forman una cuadr铆cula, disminuyendo la superficie de contacto alrededor de un 50% y aumentando la presi贸n de contacto de 1,5 a 6,0 MPa. Por lo com煤n se fabrican con alto peso (m谩s de 14 toneladas, lastrados). Los hay est谩ticos y con vibraci贸n. Es 煤til para compactar suelos rocosos, gravas y arenas, sobre todo si se trituran rocas blandas o terrenos finos secos. Tambi茅n permite triturar los firmes viejos de carreteras y compactarlos, dej谩ndolos en condiciones de recibir una nueva capa de asfalto. La altura de la tongada puede llegar hasta 25 cm y la velocidad que alcanza es la del tractor que lo arrastra. No obstante, su utilizaci贸n actual es escasa.

Referencias:

YEPES, V. (1997). Equipos de movimiento de tierras y compactaci贸n. Problemas resueltos. Colecci贸n Libro Docente n潞 97.439. Ed. Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia. 253 p谩g.

YEPES, V. (2014).聽Equipos de compactaci贸n superficial.聽Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 187. Valencia, 113聽pp.

15 agosto, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

El hormig贸n pretensado explicado por el profesor Chris Burgoyne

Sin t铆tuloOs dejo a continuaci贸n una serie de v铆deos donde el profesor de la Universidad de Cambridge,聽Chis Burgoyne,聽nos explica los fundamentos b谩sicos del hormig贸n pretensado. Ten茅is la opci贸n de poner subt铆tulos en ingl茅s. Espero que os gusten.

10 agosto, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

El profesor Nick Buenfeld explica los fundamentos del hormig贸n

Sin t铆tuloEl profesor Nick Buenfeld, del Departamento de Ingenier铆a Civil y Ambiental del Imperial College nos explica los fundamentos b谩sicos del hormig贸n como material.聽Pod茅is poner subt铆tulos en ingl茅s si os resulta necesario.聽Espero que os gusten esta serie de v铆deos explicativos.

 

3 agosto, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

Proceso constructivo de la Perforaci贸n Horizontal Dirigida (PHD)

Figura. Fases en la ejecuci贸n de una PHD. Fuente: http://tracksonhorizontaldrilling.com.au/directional-drilling-presents-top-solution/

Figura. Fases en la ejecuci贸n de una PHD. Fuente: http://tracksonhorizontaldrilling.com.au/directional-drilling-presents-top-solution/

La instalaci贸n propiamente dicha de las tuber铆as o los conductos se realiza en varias fases. Primero se perfora un taladro piloto; a continuaci贸n se ensancha dicha perforaci贸n de forma conc茅ntrica en sentido contrario al de la perforaci贸n piloto. En ese momento la m谩quina tira y la tuber铆a se engancha al escariador para alojarla en su posici贸n definitiva.

La perforaci贸n piloto constituye la siguiente fase del proceso tras los estudios previos y el emplazamiento de la maquinaria. Se trata de perforar con un cabezal direccionable con un varillaje especial que admite cambios de orientaci贸n. Su di谩metro depender谩 de la maquinaria utilizada y est谩 relacionada con el tama帽o de las barras de perforaci贸n y de las brocas de perforaci贸n. Los aspectos m谩s relevantes a considerar son las posibles obstrucciones y los radios de curvaturas. Un sistema de navegaci贸n gu铆a la cabeza de perforaci贸n. Lo habitual es que el varillaje permita la entrada de lodos, que pueden inyectarse a presi贸n para mejorar la perforaci贸n. Los lodos arrastran el detritus hacia el exterior. En el caso de terrenos duros se puede utilizar un motor de lodos (mud-motor) que acciona el cabezal de perforaci贸n.

Tras la perforaci贸n piloto se realiza la operaci贸n de ensanche, normalmente en sentido inverso, tirando de un escariador. El agrandamiento puede hacerse de una vez o en fases sucesivas hasta alcanzar el di谩metro necesario. Es habitual que el di谩metro final sea el doble del de la tuber铆a a instalar. Un aspecto clave es el terreno y su estabilidad, pues va a condicionar el uso del ensanchador. As铆, en terrenos blandos se emplean ensanchadores tipo flycutter o barriles, mientras que en terrenos duros o roca se necesitan ensanchadores especiales con protecciones de carburo de tunsgteno. Existen escariadores cortadores, que corta trozos peque帽os de material que se mezclan con el fluido de perforaci贸n; el escariador compactador, donde los recortes se compactan; y los mixtos, donde los recortes se compactan y se mueven.

Figura. Cabeza de perforaci贸n. Im谩gen de Catalana de Perforacions

Figura. Cabeza de perforaci贸n. Im谩gen de Catalana de Perforacions

Figura. Escariador. Im谩gen de Catalana de Perforacions

Figura. Escariador. Im谩gen de Catalana de Perforacions

Por 煤ltimo, la tuber铆a se alinea y se fija justo detr谩s del ensanchador y se introduce, de una sola vez, en el interior de la perforaci贸n tirando de ella. Para facilitar la operaci贸n los lodos lubrican las paredes de la perforaci贸n para reducir el rozamiento. Cuando se recoge el varillaje, la instalaci贸n ya est谩 terminada.

Las recomendaciones generales para la ejecuci贸n de PHD pasar铆an por normalizar los m茅todos de trabajos para aumentar rendimientos y reducir costes, establecer sistemas de control que garanticen la seguridad y la calidad de los trabajos y establecer un sistema capaz de rechazar, corregir o aceptar las desviaciones que se puedan dar.

A continuaci贸n os dejo un v铆deo explicativo al respecto del procedimiento constructivo del PHD.

 

Referencias:

  • IbSTT Asociaci贸n Ib茅rica de Tecnolog铆a SIN Zanja (2013). Manual de Tecnolog铆as Sin Zanja.
  • Yepes, V. (2014). Maquinaria para sondeos y perforaciones. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 209. Valencia, 89 pp.
  • Yepes, V. (2015). Aspectos generales de la perforaci贸n horizontal dirigida. Curso de Postgrado Especialista en Tecnolog铆as Sin Zanja, Ref. M7-2, 10 pp.
25 julio, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

Planificaci贸n de la Perforaci贸n Horizontal Dirigida (PHD)

http://www.treltec.com/

http://www.treltec.com/

Al igual que ocurre con cualquier procedimiento constructivo, la PHD tiene sus etapas de planificaci贸n, ejecuci贸n y control (Pellicer et al., 2014). El proceso de instalaci贸n de una tuber铆a o canalizaci贸n mediante PHD comienza con un estudio previo con el objeto de elegir la mejor m谩quina y 煤tiles para un caso concreto. Se incluye la topograf铆a de la zona y un estudio geot茅cnico que determine el tipo de terreno. No menos importante es detectar con precisi贸n los servicios existentes en el subsuelo mediante un georadar e incluso analizar rutas alternativas. A continuaci贸n se debe adecuar la zona de trabajo para el emplazamiento de los equipos, tanto en el inicio de la perforaci贸n como en la salida. No se debe subestimar la planificaci贸n. Por cada d铆a de trabajo de campo deber铆a dedicarse un m铆nimo de dos d铆as de planificaci贸n.

La etapa de estudios previos deber铆a centrarse en dos aspectos que se consideran fundamentales:

1. La naturaleza intr铆nseca del proceso de construcci贸n que implica:

  • El corte de las formaciones del suelo y su incorporaci贸n a los fluidos de perforaci贸n
  • El mantenimiento continuo y estable de las paredes de la perforaci贸n
  • El transporte del detritus suspendido en la mezcla para permitir la instalaci贸n de la tuber铆a

 

2. El trazado de la perforaci贸n, que deber谩 centrarse en el obst谩culo a cruzar, considerando especialmente las condiciones geot茅cnicas e hidrol贸gicas (ver Figura), as铆 como identificar el radio de curvatura de las barras de perforaci贸n y los esfuerzos m谩ximos admisibles.

Esquema

Figura. Esquema de perforaci贸n PHD. Fuente: Gu铆a T茅cnica Colombiana GTC 231

Os dejo a continuaci贸n un v铆deo explicativo que espero sea de vuestro inter茅s.

Referencias:

  • IbSTT Asociaci贸n Ib茅rica de Tecnolog铆a SIN Zanja (2013). Manual de Tecnolog铆as Sin Zanja.
  • Pellicer, E., Yepes, V., Teixeira, J.C., Moura, H.P., and Catal谩, J. (2014). Construction Management. Wiley Blackwell, 316 pp.
  • Yepes, V. (2014). Maquinaria para sondeos y perforaciones. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 209. Valencia, 89 pp.
  • Yepes, V. (2015). Aspectos generales de la perforaci贸n horizontal dirigida. Curso de Postgrado Especialista en Tecnolog铆as Sin Zanja, Ref. M7-2, 10 pp.
22 julio, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  ,  ,  |  

Introducci贸n a la Perforaci贸n Horizontal Dirigida (PHD)

Esquema de Perforaci贸n Horizontal Dirigida

Esquema de Perforaci贸n Horizontal Dirigida

La Perforaci贸n Horizontal Dirigida PHD (HDD, de su acr贸nimo en ingl茅s Horizontal Directional Drilling) para colocar nuevas tuber铆as sin zanja surgi贸 de la fusi贸n de las tecnolog铆as empleadas en la captaci贸n de agua y del petr贸leo. Resulta sorprendente descubrir que Leonardo da Vinci invent贸, en el siglo XV, la primera m谩quina de perforaci贸n horizontal que serv铆a para introducir tuber铆as de madera. La primera instalaci贸n con PHD se realiz贸 en 1971 con una tuber铆a de acero de 180 mm para cruzar el r铆o P谩jaro cerca de Watsonville, California. Hoy es una t茅cnica que se ha generalizado para franquear obst谩culos como r铆os, carreteras y zonas complicadas de atravesar mediante una excavaci贸n convencional. Tambi茅n se utiliza en las obras municipales para las conducciones de agua potable, gas natural, fibra 贸ptica, cableados el茅ctricos, alcantarillado y similares cuando hay que cruzar edificios o calles.

Figura. M谩quina de perforaci贸n horizontal ideada por Leonardo da Vinci, antes de 1495. Fuente: http://trenchless-australasia.com/

Figura. M谩quina de perforaci贸n horizontal ideada por Leonardo da Vinci, antes de 1495. Fuente: http://trenchless-australasia.com/

Lubrecht (2012) analiza las ventajas medioambientales de las t茅cnicas PHD usadas en la descontaminaci贸n de suelos. Sin embargo, Ariaratnam y Proszek (2006) recuerdan los desorbitantes costes legales por da帽os a terceros en los que est谩n incurriendo contratistas negligentes, tanto de PHD como de excavaci贸n tradicional. Ello obliga a sistemas muy precisos para detectar obst谩culos y otras conducciones para evitar accidentes y explosiones (Jaganathan et al., 2011).

El movimiento de perforaci贸n habitualmente se realiza en un plano horizontal que contiene longitudinalmente a la l铆nea de perforaci贸n, formada por la cabeza y la sarta de perforaci贸n. Al principio, con la t茅cnica PHD en desarrollo, s贸lo se instalaban tuber铆as a presi贸n y conductos de cables, sin que la inclinaci贸n fuera un par谩metro cr铆tico. Hoy las perforadoras cuentan con sistemas de guiado de alta precisi贸n que permiten colocar tuber铆as de gravedad.

Se podr铆a decir que la PHD es una t茅cnica a medio camino entre la perforaci贸n de topo de percusi贸n (impact moling) y el microtunelado. PHD proporciona un creciente n煤mero de opciones de instalaci贸n, pues la trayectoria de la perforaci贸n se puede cambiar en cualquier momento para sortear obst谩culos superficiales o subterr谩neos. Las instalaciones habituales utilizan di谩metros de 50 a 1200 mm y longitudes de hasta 2000 m. Si bien Allouche et al. (2000) indican que el 72% de las tuber铆as instaladas con PHD son de di谩metros menores o iguales a 100 mm. Los materiales de las tuber铆as suelen ser de polietileno de alta densidad (PEAD), cloruro de polivinilo (PVC), acero y hierro d煤ctil. La fuerza de tiro se emplea para clasificar los sistemas PHD, pues est谩 relacionado con el tama帽o de m谩quina necesario, el di谩metro del conducto a instalar y la longitud de perforaci贸n. Ariaratnam y Allouche (2000) proporcionan un buen compendio de recomendaciones y buenas pr谩cticas relacionadas con esta t茅cnica.

Os dejo a continuaci贸n un v铆deo explicativo que introduce la t茅cnica de la Perforaci贸n Horizontal Dirigida.

Referencias:

  • Allouche, E., Ariaratnam, S., and Lueke, J. (2000). Horizontal Directional Drilling: Profile of an Emerging Industry. Journal of Construction Engineering and Management, Volume 126, No. 1, pp. 68鈥76.
  • Ariaratnam, S. T., and Allouche, E. N. (2000). Suggested practices for installations using horizontal directional drilling. Practice Periodical on Structural Design and Construction, Volume 5, No. 4, pp. 142-149.
  • Ariaratnam, S. T., and Proszek, J. (2006). Legal consequences of damages to underground facilities by horizontal directional drilling. Journal of Professional Issues in Engineering Education and Practice, Volume 132, No. 4, pp. 342-354.
  • IbSTT Asociaci贸n Ib茅rica de Tecnolog铆a SIN Zanja (2013). Manual de Tecnolog铆as Sin Zanja.
  • Jaganathan, A. P., Shah, J. N., Allouche, E. N., Kieba, M., and Ziolkowski, C. J. (2011). Modeling of an obstacle detection sensor for horizontal directional drilling (HDD) operations. Automation in Construction, Volume 20, No. 8, pp. 1079-1086.
  • Lubrecht, M. D. (2012). Horizontal directional drilling: A green and sustainable technology for site remediation. Environmental Science & Technology, Volume 46, No. 5, pp. 2484-2489.
  • Yepes, V. (2014). Maquinaria para sondeos y perforaciones. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 209. Valencia, 89 pp.
  • Yepes, V. (2015). Aspectos generales de la perforaci贸n horizontal dirigida. Curso de Postgrado Especialista en Tecnolog铆as Sin Zanja, Ref. M7-2, 10 pp.
18 julio, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

Pipe ramming: hincado de tuber铆as de acero

El “pipe ramming” es una t茅cnica de instalaci贸n de tuber铆as sin zanja (trenchless) utilizada para hincar horizontalmente tuber铆as de acero de diferentes di谩metros. Es un m茅todo muy 煤til en instalaciones bajo estructuras como vias, cuerpos de agua, edificaciones, etc.

El empuje se realiza mediante un martillo neum谩tico o hidr谩ulico, que golpea el tubo de acero, el cual penetra el suelo sin causar alteraci贸n del mismo. Una vez instalado el tubo se remueve el material de su interior.

Posteriormente se desaloja el material que permanece al interior del tubo met谩lico utilizando para ello aire comprimido o agua a presi贸n, quedando el interior disponible para acondicionar la tuber铆a聽 met谩lica al servicio o utilizarla como protecci贸n o pase y colocar una nueva tuber铆a en su interior.

El m茅todo constructivo es el mismo utilizado para la hinca de pilotes con tubos de acero lo que facilita su manejo para quienes ya tienen experiencia en pilotaje. Es importante destacar que se utilizan tubos de acero, ya que por las caracter铆sticas de resistencia y ductilidad del acero estos resisten y distribuyen mejor las cargas transmitidas por el martillo sin que se da帽e la estructura de la tuber铆a.

(m谩s…)

14 julio, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

Previous Posts

Universidad Politécnica de Valencia