UPV



El oficio de ferrallista

El ferrallista, tambi茅n llamado ferralla, es el profesional que, dentro de una obra de construcci贸n, se encarga de la elaboraci贸n y colocaci贸n del hierro con el que se hacen las estructuras de hormig贸n armado. Las principales tareas de estos trabajadores son las siguientes:
  1. Interpretar la documentaci贸n t茅cnica, para preparar los trabajos de elaboraci贸n de armaduras, de manera que 茅stos se puedan realizar coherentemente.
  2. Medir, cortar y doblar las barras de acero que formar谩n parte de la armadura de elementos constructivos de hormig贸n armado, de acuerdo con las especificaciones t茅cnicas suministradas.
  3. Montar armaduras para elementos constructivos de hormig贸n armado, con barras preformadas y siguiendo las especificaciones t茅cnicas que se indiquen
  4. Instalar y montar en obra armaduras realizadas en el taller, as铆 como complementarlas o confeccionar otras in situ, de acuerdo con los requerimientos del proyecto
Un aspecto a tener en cuenta, pero que ser谩 objeto de otro post, es la progresiva industrializaci贸n en la fabricaci贸n de la ferralla. La normalizaci贸n de los esquemas de armaduras y los procesos de industrializaci贸n en su montaje, proporcionan ventajas evidentes a tener en cuenta.
En el siguiente enlace de la Junta de Andaluc铆a pod茅is ver un documento sobre este oficio que os puede ser de inter茅s: http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdeempleo/web/websae/export/sites/sae/es/empleo/buscarTrabajo/eligeProfesion/galeriaPDFs/Detalle/015006Ferra.pdf

Os adjunto dos v铆deos, uno de Structuralia y otro de la Junta de Andaluc铆a que describen este oficio. En uno de ellos podr茅is descubrir algunas malas pr谩cticas en relaci贸n con la seguridad. Espero que os gusten.

26 Junio, 2017
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

Los betunes fluidificados o “cut-backs”

MiguelLos betunes fluidificados o cut-backs son ligantes obtenidos por adici贸n a un bet煤n de fracciones m谩s o menos vol谩tiles, procedentes de la destilaci贸n del petr贸leo. Facilitan el empleo de betunes cuando se exigen unas viscosidades de aplicaci贸n menores que las que se obtienen calentando fuertemente el material. El bet煤n fluxado se obtiene al mezclar bet煤n asf谩ltico con aceites derivados de la hulla. Su empleo produce el mismo efecto que el de los fluidificados con la ventaja de que no tiene problemas de inflamabilidad. Ambos son ligantes de mucha menos consistencia a temperatura ambiente, llegando incluso a ser l铆quidos. Tras su aplicaci贸n, el aceite se evapora a una velocidad caracter铆stica de cada producto: es el proceso de curado, que permite distinguir los betunes fluidificantes de curado r谩pido de los de curado medio. Para caracterizar tanto las emulsiones fluidificadas y fluxantes, como las bituminosas se realizan los ensayos de viscosidad relativa y de destilaci贸n para ver las proporciones en las que se encuentran los diferentes componentes.

Os dejo a continuaci贸n un v铆deo explicativo del profesor Miguel 脕ngel del Val, de la Universidad Polit茅cnica de Madrid. Espero que os sea de utilidad.

Referencia:

YEPES, V. (2014). Maquinaria para la fabricaci贸n y puesta en obra de mezclas bituminosas. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia. Ref. 749.

24 Junio, 2017
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

La construcci贸n con prefabricados de hormig贸n. Una historia por escribir

581100pilares_hormigon-prefabricadosAlejandro L贸pez Vidal y David Fern谩ndez Ordo帽ez acaban de publicar una rese帽a de gran inter茅s sobre la construcci贸n con prefabricados de hormig贸n (http://www.andece.org/IMAGES/BIBLIOTECA/historia_prefabricados_noticreto.pdf). Este art铆culo se ha publicado en la revista Noticentro, en su n煤mero 133 correspondiente a noviembre y diciembre de 2015. Espero que os sea interesante su lectura.

Descargar (PDF, 2.76MB)

23 Junio, 2017
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

Empuje del hormig贸n fresco sobre un encofrado

b_prodotti-49922-reldcecf40d-bd5e-4e0f-ba71-cfbf27d699a9El peso y la presi贸n del hormig贸n fresco son los factores que condicionan el dimensionamiento de los encofrados, por encima de los efectos del peso propio, el viento, la nieve y las sobre carga de uso, entre otros. No obstante, el establecimiento de las solicitaciones del hormig贸n antes de su endurecimiento requiere un apartado para entender los factores b谩sicos que permiten cuantificar, aunque sea de forma aproximada, estas acciones.

Al igual que ocurre con los 谩ridos sin cohesi贸n (arena, grava, etc.), al verterse el hormig贸n fresco sobre un plano vertical, 茅ste adoptar谩 una forma de cono de revoluci贸n con un 谩ngulo de talud natural o 谩ngulo de rozamiento interno. Si se trunca dicho cono con un encofrado, las paredes se ven sometidas a lo que se llamar谩 presi贸n granulost谩tica.

Si se anula dicho 谩ngulo de rozamiento interno mediante el proceso del vibrado del hormig贸n, 茅ste se comporta paulatinamente como un fluido imperfecto, ejerciendo una presi贸n distinta que se denominar谩 presi贸n hidrost谩tica. Entre una capa ya vibrada, que ha recuperado su 谩ngulo de rozamiento interno, y que ejerce una presi贸n sobre las paredes de tipo granulost谩tica, y la siguiente capa que est谩 en proceso de vibraci贸n, -y por tanto con presi贸n hidrost谩tica- debe existir una zona de transici贸n para que se mantenga la continuidad de las leyes de presiones.

Orden de influencia de las variables en la m谩xima presi贸n lateral (Santilli, 2010)

Orden de influencia de las variables en la m谩xima presi贸n lateral (Santilli, 2010)

El progresivo endurecimiento del hormig贸n hace que se dejen paulatinamente de ejercer presiones sobre el encofrado al ir aumentando el espesor hormigonado, por tanto existe cierta profundidad l铆mite Ta por debajo de la cual el hormig贸n ya ha fraguado, y se mantiene la presi贸n constante al valor m谩ximo alcanzado durante el proceso de hormigonado. Por tanto existe una limitaci贸n al crecimiento indefinido de las presiones del hormig贸n con la profundidad.

Otra limitaci贸n es la cuasi-constancia de las presiones a partir de una nueva profundidad l铆mite Te por el llamado efecto silo al hormigonar elementos de espesores reducidos en relaci贸n con su dimensi贸n vertical.

Por tanto, tomando como altura l铆mite la menor de los valores antes citados, se puede completar, para cada fase del hormigonado, la ley de presiones sobre el encofrado, tal y como se representa en la figura siguiente.

Empuje del hormig贸n fresco

Empuje del hormig贸n fresco

Ha de tenerse en cuenta que el espesor de pared a llenar no tiene influencia en la presi贸n del hormig贸n, pero s铆 la velocidad de llenado vertical, y por tanto en paredes delgadas se tendr谩n mayores presiones. La presi贸n no se transmite por debajo de 2,20 m, aproximadamente. La presi贸n es m谩xima entre 0潞 C y 10潞 C, bajando considerablemente la presi贸n a partir de 15潞 C, ya que cuanto mayor es la temperatura de curado, menor es el tiempo de endurecimiento. El vibrado excesivo devuelve al hormig贸n su fluidez y por tanto hace aumentar peligrosamente la presi贸n. Tambi茅n puede existir un efecto din谩mico en el vertido del hormig贸n que modifique las hip贸tesis. Asimismo los retardadores y fluidificantes aumentan la presi贸n del hormig贸n.

Despu茅s de miles de resultados pr谩cticos en obra parece factible adoptar, como datos en primeras estimaciones, las hip贸tesis siguientes (Ricouard, 1980):

  • Para vertidos r谩pidos (5m/h) carga triangular de 2,50 m. de altura con 4.800 kg/m2聽en la base.
  • Para vertidos lentos se supone una carga uniformemente repartida de 3.600 kg/m2. Los cantos de los puentes-losa son peque帽os en comparaci贸n con otras dimensiones, por tanto esta 煤ltima hip贸tesis de carga ser铆a la adecuada para el c谩lculo de los empujes horizontales.

 

Fuente: http://estructurando.net/2012/06/28/el-empuje-del-hormigon-fresco/

Fuente: http://estructurando.net/2012/06/28/el-empuje-del-hormigon-fresco/

Para calcular el empuje del hormig贸n fresco se emplea normalmente una norma DIN o la norma ACI.聽La norma DIN 18218 establece una serie de f贸rmulas emp铆ricas desarrolladas a partir de datos experimentales.聽Para consideraciones m谩s rigurosas en el c谩lculo de las presiones del hormig贸n durante el proceso de vertido, vibrado y endurecimiento, nos remitimos a la bibliograf铆a espec铆fica. Algunos enlaces que os pueden ser de inter茅s son los siguientes:

Estructurando:聽http://estructurando.net/2012/06/28/el-empuje-del-hormigon-fresco/

Roadin:聽https://roadin.wordpress.com/2012/06/08/calcula-el-empuje-del-hormigon-fresco-calculadora-online/

Referencias:

LORENZO, P.J. (2015). Estudio de criterios de dise帽o y c谩lculo de encofrados de elementos verticales. Aplicaci贸n a varias estructuras. Trabajo Fin de Grado. Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia. (link)

RICOUARD, M.J. (1980). Encofrados. C谩lculo y aplicaciones en edificaci贸n y obras civiles. Editores T茅cnicos Asociados, S.A. Barcelona.

SANTILLI, A. (2010). Empuje lateral del hormig贸n fresco sobre elementos de encofrado vertical: estudio experimental y desarrollo de un modelo emp铆rico. Tesis doctoral. Unversidad de Navarra (link)

MART脥, J.V.; YEPES, V.; GONZ脕LEZ, F. (2004). Temas de procedimientos de construcci贸n. Cimbras, andamios y encofrados. Editorial de la Universidad Polit茅cnica de Valencia. Ref. 2004.441.

 

22 Junio, 2017
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

Sistemas de navegaci贸n en la Perforaci贸n Horizontal Dirigida (PHD)

www.flowtex.com.ar

www.flowtex.com.ar

El desarrollo de la tecnolog铆a PHD se ha basado fundamentalmente en las innovaciones realizadas en los sistemas de navegaci贸n y seguimiento de la perforaci贸n. La navegaci贸n permite conocer con precisi贸n la localizaci贸n de la punta de perforaci贸n. Para controlar la direcci贸n y profundidad de la cabeza, se le coloca en su interior o junto a ella una sonda que emite se帽ales que se recogen en superficie. Este sistema v铆a radio se denomina 鈥Walk-over鈥, que incluso es capaz de capturar las se帽ales sin acceso directo sobre el transmisor; es un sistema muy utilizado en la PHD, sobre todo en trabajos peque帽os y medianos.

Sin embargo, a veces resulta complicado seguir en superficie al transmisor, como por ejemplo en un r铆o; en estos casos se puede utilizar un cable conectado a la cabeza para el guiado, ser铆a el sistema de cable 鈥Wire-line鈥, utilizado tambi茅n cuando se requiere una mayor precisi贸n. Existe asimismo la posibilidad de anular el efecto de campos magn茅ticos y el茅ctricos cuando se atraviesan elementos que interfieren las se帽ales. Otros sistemas, denominados 鈥Gyro compass鈥, utilizan la magnetometr铆a para la localizaci贸n; estos giroscopios trabajan independientemente del campo magn茅tico terrestre y por tanto determinan de forma precisa la direcci贸n del eje de perforaci贸n. Li (2013) explica la monitorizaci贸n de una tuber铆a de gas durante su ejecuci贸n.

Todos estos sistemas de navegaci贸n se encuentran asistidos por ordenador para el correcto control de la direcci贸n. La tabla resume los diferentes procedimientos de navegaci贸n con detalles de los campos de utilizaci贸n (IbSTT, 2013).

Tabla. Diferentes procedimientos de navegaci贸n de PHD (IbSTT, 2013).

Tabla. Diferentes procedimientos de navegaci贸n de PHD (IbSTT, 2013).

Os dejo un v铆deo explicativo que espero os sea de inter茅s.

Referencias:

  • IbSTT Asociaci贸n Ib茅rica de Tecnolog铆a SIN Zanja (2013). Manual de Tecnolog铆as Sin Zanja.
  • Li, S. (2013). Construction monitoring of a municipal gas pipeline during horizontal directional drilling. Journal of Pipeline Systems Engineering and Practice, Volume 4, No. 4, 04013005.
  • Yepes, V. (2014). Maquinaria para sondeos y perforaciones. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 209. Valencia, 89 pp.
  • Yepes, V. (2015). Aspectos generales de la perforaci贸n horizontal dirigida. Curso de Postgrado Especialista en Tecnolog铆as Sin Zanja, Ref. M7-2, 10 pp.

 

Pantallas pl谩sticas (Cutter Soil Mixing)

http://www.malcolmdrilling.com/cutter_soil_mixing/

Hidrofresa. http://www.malcolmdrilling.com/cutter_soil_mixing/

Esta t茅cnica de mejora de suelos se emplea para generar pantallas impermeabilizantes verticales mediante el uso de hidrofresas. Consiste en excavar el terreno en paneles verticales mediante una cabeza cortadora (hidrofresa) suspendida de un brazo gr煤a articulado. Esta cabeza presenta dos elementos cortantes giratorios provistos de dientes de corte que giran en direcciones opuestas para expulsar el material excavado.

La cabeza tambi茅n posee un inyector, en la parte central de las dos ruedas cortantes, por el cual se inyecta una mezcla de bentonita-cemento. Esta mezcla, gracias al movimiento giratorio de los dientes y de unas paletas giratorias, se amalgama con los detritos formando un nuevo material. Tras el fraguado del cemento se obtiene una pantalla impermeable.聽La ventaja del m茅todo es que se usa el propio material del terreno, no generando apenas residuos.

http://www.apgeotecnia.pt/en/papers/13cngmontaigne.html

http://www.apgeotecnia.pt/en/papers/13cngmontaigne.html

En pantallas poco profundas, de menos de 20 m, se ejecuta en una fase, que consiste en inyectar la bentonita-cemento seg煤n se tritura el terreno. Se usa con tiempos cortos de perforaci贸n para que no frag眉e el cemento. En mayores profundidades se usan dos fases; en la primera se excava hasta la cota deseada y luego durante el ascenso se inyecta la mezcla.

Para ejecutar muros continuos, se divide la construcci贸n en paneles primarios y secundarios, que se solapan con los anteriores con juntas frescas si los paneles primarios no han fraguado, o bien con solapes duros si ya han endurecido.

Os dejo algunos v铆deos y animaciones al respecto.

Referencias:

MART脥, J.V.; GONZ脕LEZ, F.; YEPES, V. (2004). Temas de procedimientos de construcci贸n. Mejora de terrenos. Editorial de la Universidad Polit茅cnica de Valencia. Ref. 2004.844.

 

8 Febrero, 2017
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  ,  ,  ,  ,  |  

Maquinaria en la Perforaci贸n Horizontal Dirigida (PHD)

Figura 1. Perforaci贸n Horizontal Dirigida. http://www.construtec.es/

Figura 1. Perforaci贸n Horizontal Dirigida. http://www.construtec.es/

Actualmente existe una gran variedad de m谩quinas empleadas en la PHD. En la Tabla 1 se recoge una clasificaci贸n en funci贸n de la fuerza m谩xima de tiro, el par m谩ximo y el peso (IbSTT, 2013). M谩s del 90% de las m谩quinas se pueden clasificar como peque帽as o medianas, con una fuerza m谩xima de tiro de 250 kN. Con estas caracter铆sticas, se pueden colocar di谩metros que oscilan entre los 50 mm y los 2200 mm, e incluso llegar a 3 km de conducci贸n si se dan las circunstancias favorables. Aunque las m谩quinas est谩ndar y m谩s vers谩tiles del mercado suelen tener 500 kN de tracci贸n, las mayores tiran unos 2000 kN. Resulta interesante en este sentido el trabajo de Gierczak (2014) donde se realiza una valoraci贸n cualitativa de los riesgos inherentes a los proyectos PHD. Adem谩s, estas m谩quinas presentan una gran variedad de sistemas de guiado, cabezas de perforaci贸n, de ensanchamiento y otros accesorios (Figura聽2).

Tabla 1. Clasificaci贸n de m谩quinas para la perforaci贸n horizontal dirigida (IbSTT, 2013)

Tabla 1. Clasificaci贸n de m谩quinas para la perforaci贸n horizontal dirigida (IbSTT, 2013)

Figura 7. Mandriles de cabeza de tiro. Imagen de Terra Trenchless Technologies

Figura 2. Mandriles de cabeza de tiro. Imagen de Terra Trenchless Technologies

Las peque帽as acometidas utilizan sistemas Mini-PHD (Figura 3) en las que la direcci贸n de la cabeza de perforaci贸n se logra gracias al corte en bisel que presenta la propia broca. En los sistemas Maxi-PHD se utiliza una camisa doblada para desviar el eje del cabezal de corte, adem谩s de un tubo de lavado (鈥washover鈥) o una camisa con un gran di谩metro interno, dentro de la que se desliza la sarta de perforaci贸n. A pesar de la gran variedad de m谩quinas y fabricantes, los equipos est谩n montados sobre tr谩iler, sobre orugas o por m贸dulos. El sistema modular suele ser la mejor opci贸n para los equipos de mayor potencia, por su facilidad y rapidez de acoplamiento. Para obras de f谩cil acceso y para facilitar el transporte, lo mejor ser铆a montar el equipo sobre un tr谩iler, pero si tenemos problemas de movilidad, mejor ser铆a montarlo sobre orugas.

Figura 8. Mini-PHD para acometidas modelo GRUNDOPIT. Im谩genes de Sistemas de Perforaci贸n S.L.U.

Figura 3. Mini-PHD para acometidas modelo GRUNDOPIT. Im谩genes de Sistemas de Perforaci贸n S.L.U.

Los rendimientos de las m谩quinas PHD dependen del tipo de terreno (ver Tabla 2), pero tambi茅n de aspectos gerenciales, medioambientales o de las condiciones de la tuber铆a. Zayed y Mahmoud (2013) analizan todos los factores que influyen en la productividad. Predecir la producci贸n y los costes que va a tener un equipo de estas caracter铆sticas puede ser complejo (Yepes, 2015); en este sentido Zayed y Mahmoud (2014) proponen t茅cnicas basadas en la l贸gica difusa para su predicci贸n.

Tabla 2. Valoraci贸n de la aplicabilidad de la t茅cnica PHD en funci贸n del material (Hair, 1994).

Tabla 2. Valoraci贸n de la aplicabilidad de la t茅cnica PHD en funci贸n del material (Hair, 1994).

As铆, lo m谩s favorable son arcillas homog茅neas, mientras que los materiales granulares presentan problemas de estabilidad, sobre todo bajo nivel fre谩tico. Adem谩s, las gravas pueden acelerar el desgaste de la cabeza de perforaci贸n. Wang y Sterling (2007) han estudiado el comportamiento de la PHD en arenas flojas o mezclas de arenas y gravas, que son los terrenos m谩s problem谩ticos. En el caso de roca, las m谩quinas deben contar con motores de lodos que accionen las cabezas cortadoras. Existen incluso m谩quinas con doble varilla en el que el tubo interior hacer rotar la cabeza cortadora de roca y el exterior proporciona la direcci贸n de perforaci贸n; sin embargo, estas m谩quinas son de peque帽o di谩metro y longitud de perforaci贸n. Otra opci贸n es combinar la percusi贸n con el empuje y la rotaci贸n.

En cuanto al emplazamiento de las m谩quinas, 茅stas se instalan en superficie, aunque en ocasiones se implantan en un foso. Las de superficie se desplazan mediante orugas, aunque si son muy grandes a veces se requieren medios de transporte. Con todo, son necesarios peque帽as excavaciones para conectar los extremos de los tramos de tuber铆a. Las m谩quinas emplazadas en fosos se usan normalmente para tramos cortos y rectos, con ligeras desviaciones. Esta circunstancia tambi茅n restringe la longitud de la sarta de perforaci贸n.

Las m谩quinas PHD presentan dos caracter铆sticas comunes, un soporte que empuja la sarta de perforaci贸n para la perforaci贸n piloto y luego tira de ella y del tubo durante el ensanchamiento (Figura 4), y un motor que hace girar la sarta de perforaci贸n, junto con la cabeza de perforaci贸n o de ensanche. El empuje suele ser hidr谩ulico, y la inclinaci贸n del soporte est谩 inclinada entre 10潞 y 20潞 respecto a la horizontal. Si la m谩quina se emplaza en un foso, la reacci贸n necesaria la proporcionan las caras de la excavaci贸n. Las m谩quinas de superficie se anclan al suelo para su estabilizaci贸n.

Figura 9. Conexi贸n del escariador a la tuber铆a. Imagen de Apollo Trenchless, Inc.

Figura 4. Conexi贸n del escariador a la tuber铆a. Imagen de Apollo Trenchless, Inc.

La sarta de perforaci贸n est谩 formada por tubos que est谩n sometidos a grandes esfuerzos, tanto de tracci贸n como de compresi贸n por el empuje y tiro de la m谩quina, as铆 como de torsi贸n por el par de rotaci贸n. Adem谩s deben ser flexibles para adaptarse a los cambios de direcci贸n de la perforaci贸n y ligeros para facilitar su transporte. Y por supuesto, resistentes a la abrasi贸n y al desgaste. Cheng y Polak (2007) presentan un modelo te贸rico para el dimensionamiento de las tuber铆as y Yang et al. (2014) proporcionan un modelo din谩mico determinar los esfuerzos de tiro. Las m谩quinas emplazadas en superficie usan tubos de entre 3 y 9,6 m de longitud, mientras que las situadas en un foso requieren tramos m谩s cortos, entre 0,3 y 1, 5 m. Estos tramos suelen roscarse entre s铆, aunque tambi茅n hay conexiones tipo bayoneta. La tuber铆a se incorpora a la perforaci贸n por tramos carg谩ndose por un sistema autom谩tico de la m谩quina (Figura 5). Los tramos se pueden roscar o desenroscar de forma autom谩tica para acelerar la producci贸n y seguridad de las operaciones.

Figura 10. Sistema de carga de tramos de tuber铆a. Imagen de Zemin Arastrima Merkezi, Corp.

Figura 5. Sistema de carga de tramos de tuber铆a. Imagen de Zemin Arastrima Merkezi, Corp.

A continuaci贸n os dejo un v铆deo explicativo que espero sea de vuestro inter茅s.

Referencias:

  • Cheng, E., and Polak, M. A. (2007). Theoretical model for calculating pulling loads for pipes in horizontal directional drilling. Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 22, No. 5-6, pp. 633-643.
  • Gierczak, M. (2014). The qualitative risk assessment of mini, midi and maxi horizontal directional drilling projects. Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 44, pp. 148-156.
  • IbSTT Asociaci贸n Ib茅rica de Tecnolog铆a SIN Zanja (2013). Manual de Tecnolog铆as Sin Zanja.
  • Wang, X., and Sterling, R. L. (2007). Stability analysis of a borehole wall during horizontal directional drilling. Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 22, No. 5-6, pp. 620-632.
  • Yang, C. J., Zhu, W. D., Zhang, W. H., Zhu, X. H., and Ren, G. X. (2014). Determination of pipe pullback loads in horizontal directional drilling using an advanced computational dynamic model. Journal of engineering mechanics, Volume 140, No. 8, 04014060.
  • Yepes, V. (2014). Maquinaria para sondeos y perforaciones. Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 209. Valencia, 89 pp.
  • Yepes, V. (2015). Coste, producci贸n y mantenimiento de maquinaria para construcci贸n. Editorial Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, 155 pp.
  • Yepes, V. (2015). Aspectos generales de la perforaci贸n horizontal dirigida. Curso de Postgrado Especialista en Tecnolog铆as Sin Zanja, Ref. M7-2, 10 pp.
  • Zayed, T., and Mahmoud, M. (2013). Data acquisition and factors impacting productivity of horizontal directional drilling (HDD). Tunnelling and Underground Space Technology, Volume 33, pp. 63-72.
  • Zayed, T., and Mahmoud, M. (2014). Neurofuzzy-based productivity prediction model for horizontal directional drilling. Journal of Pipeline Systems Engineering and Practice, Volume 5, No. 3, 04014004.
20 Septiembre, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

La visi贸n personal de Javier Manterola de los puentes

ManterolaEl Grupo Espa帽ol de IABSE (International Association for Bridge and Structural Engineering) organiz贸, en colaboraci贸n con la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid 鈥 UPM, el Workshop on Bridge Design 2015, WoBD2015. Gracia a ello tenemos la ocasi贸n de poder escuchar a Javier Manterola dando su visi贸n personal sobre los puentes. Espero que os guste el v铆deo.

 

2 Septiembre, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

El hormig贸n armado, explicado por el profesor Tim Ibell

Sin t铆tuloEl profesor Tim Ibell, profesor de la Universidad de Bath, explica los fundamentos del hormig贸n armado. Os dejo esta serie de v铆deos educativos que creo son de gran inter茅s. Si quieres, puedes poner subt铆tulos en ingl茅s. Espero que os gusten.

 

17 Agosto, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  |  

Rodillos de malla o reja en la compactaci贸n

Compactador de rodillos de malla

Figura. Compactador de rodillos de malla

El rodillo de rejas constituye un compactador est谩tico, es decir, que produce la densificaci贸n del suelo fundamentalmente por su peso propio. Esta m谩quina, poco habitual, se ha venido utilizando en materiales p茅treos que requieren disgregaci贸n, pero en realidad tambi茅n da buen resultado en una gran variedad de terrenos, incluyendo arcillas homog茅neas o mezclas de arenas, limos y arcillas, con abundancia de finos. La superficie del cilindro est谩 formada por una malla similar a una criba o una parrilla fabricada con barras de acero, que forman una cuadr铆cula, disminuyendo la superficie de contacto alrededor de un 50% y aumentando la presi贸n de contacto de 1,5 a 6,0 MPa. Por lo com煤n se fabrican con alto peso (m谩s de 14 toneladas, lastrados). Los hay est谩ticos y con vibraci贸n. Es 煤til para compactar suelos rocosos, gravas y arenas, sobre todo si se trituran rocas blandas o terrenos finos secos. Tambi茅n permite triturar los firmes viejos de carreteras y compactarlos, dej谩ndolos en condiciones de recibir una nueva capa de asfalto. La altura de la tongada puede llegar hasta 25 cm y la velocidad que alcanza es la del tractor que lo arrastra. No obstante, su utilizaci贸n actual es escasa.

Referencias:

YEPES, V. (1997). Equipos de movimiento de tierras y compactaci贸n. Problemas resueltos. Colecci贸n Libro Docente n潞 97.439. Ed. Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia. 253 p谩g.

YEPES, V. (2014).聽Equipos de compactaci贸n superficial.聽Apuntes de la Universitat Polit猫cnica de Val猫ncia, Ref. 187. Valencia, 113聽pp.

15 Agosto, 2016
 
|   Etiquetas: ,  ,  ,  ,  |  

Entrada siguiente Previous Posts

Universidad Politécnica de Valencia